Cuando te roban tu parto soñado.

Por Azucena Manzanares

Mi embarazo de ensueño.

Recuerdo mi embarazo como el periodo más feliz e intenso de mi vida. Ayla fue un bebé muy deseado y amado desde el principio. Le hablábamos, cantábamos, acariciábamos mi barriga, le poníamos música, hacíamos canto carnático…

Me sentí plena,  fuerte, mamífera, salvaje. Saboreé el milagro de gestar cada minuto de esos 9 meses y medio. Me informé, me preparé, fuí a reuniones de EL Parto es Nuestro, doulas, yoga para embarazadas, preparación al parto fisiológico y leí unos 70 libros, sino más. Visualicé mi parto una y mil veces, hice un plan de parto y lo presenté.

Al cumplir las 40 semanas esperaba que cada día que pasaba fuera el último con mi preciosa barriguita. Pero pasaban los días y Ayla no daba signos de querer venir al mundo. Estaba un poco impaciente pero tenía claro que no iba a permitir una inducción por embarazo prolongado sin una justificación médica clara. Quería permitir a mi bebé nacer cuando estuviera preparada.

Empiezan las prisas y las ganas de intervenir entre el personal médico.

Tuve que pedir el alta voluntaria en un control de monitores, en el que durante dos días seguidos me presionaron hasta que me hicieron un Test de Pose o de Oxitocina y acabaron intentando inducirme el parto sin mi consentimiento, teniéndome que desenchufar yo misma el gotero y siendo acompañada hasta la puerta por los ginecólogos que repetían sin parar que mi hija podía morir. Ese suceso sacudió nuestro equilibrio, empoderamiento y fuerza. Intentamos reponernos durante los 4 días siguientes y decidimos cambiar de hospital a uno Ihan para el día del parto.

Al fin, en la mañana del 15 de septiembre de 2015 rompí aguas embarazada de 41+3 semanas. Fuimos esa mañana misma al hospital, ya que dudaba si había algunas trazas de meconio en el líquido, pensando que si todo estaba bien, o me mandarían a casa a esperar que se desencadenara el parto en las próximas horas, o me ingresarían en planta a esperar lo mismo. Pero cuál fue nuestra sorpresa, que lo primero que hicieron es decirnos que iban a inducir. Peleamos para que aguantaran unas horas (yo sentía que esa misma tarde me iba a poner de parto) e intenté negociar renunciando a la monitorización intermitente para ganar tiempo. Pero una vez más, presionaron y presionaron en el momento más vulnerable de mi vida, hasta que accedí a ello.

Los juicios de otras mujeres al contarles mi parto.

Muchas estaréis pensando que no debí hacerlo, que pude ser más fuerte, que me dejé vencer, que tendría que haberme negado y mil millones de razones más, que yo misma pensé durante mucho tiempo antes de estar allí, cuando otras madres me contaban las intervenciones y sinsabores que sufrieron durante el momento más importante de sus vidas. Y ahora os digo, a todas las mujeres que estáis embarazadas, a las que conseguísteis tener un parto respetado y maravilloso, a las que nadie interfirió en su toma de decisiones, a las que nadie amenazó con la muerte de sus bebés sino obedecían las indicaciones y a las que al contrario, también pasásteis por todo lo mencionado como yo: No, no lo pude hacer mejor. No pude tener más fuerza de la que tuve, ni entereza, ni valentía. Porque quien lo hizo mal, no fuí yo. No debería tener que cambiar de hospital dos veces para que se respetaran mis decisiones ya que la ley me ampara. No debería tener que luchar para evitar intervenciones desaconsejadas, desactualizadas y en contra de la evidencia científica. No debería tener que pedir que se cumpla lo que la Estrategia para el Parto Normal dice. La suerte no debería elegir si los profesionales que me atienden sean actualizados y respetuosos, o no. No debería ser necesario presentar un Plan de Parto si escucharan nuestras necesidades y elecciones, nos hicieran partícipes y protagonistas de nuestro parto y cumplieran las recomendaciones de los organismos internacionales. Los profesionales que acompañaran a las embarazadas de bajo riesgo deberían ser las matronas y no los ginecólogos. Se debería respetar el sagrado proceso fisiológico que es el parto.

La unión hace la fuerza.

No critiques, juzgues, ni pienses mal de una mujer que pasó por un parto que no fue el que esperaba. Porque ella es la principal víctima junto con su bebé de estas experiencias deshumanizadas, encarnizadas, traumáticas y protocolizadas. Les robaron su libertad, su dignidad y su momento único e irrepetible.

Mujeres, la guerra está en otro sitio: Informémonos, apoyémonos, reclamemos, hagamos visible la violencia obstétrica, luchemos a una, todas juntas por nuestro bien personal y colectivo.

Mujeres, hermanas, comadres, unámonos. La victoria se consigue si vamos todas de la mano y nadie es capaz de separarnos. No dejéis que nos venzan. El cambio está en marcha.

 

21 comentarios en “Cuando te roban tu parto soñado.”

  1. Ya me he pasado por esta nueva casita, mamatribu, es preciosa!!!
    Os sigo ya, y os copio el último comentario que os dejé en el blog anterior:

    Poco a poco los círculos de mujeres se crean, cada vez más y más grandes y en más dimensiones… y movemos montañas ?
    Nuestras hijas son ya en esencia esas mujeres, “brujas”, empoderadas, intuitivas y libres, es el ciclo de la vida.
    Un abrazo!!! ?

    1. Mil gracias mamaextraterrestre. Nos alegramos tanto de que nos visitéis y os quedéis con nosotras… Hay que hacer Tribu.
      Qué maravilla que esos círculos poderosos y preciosos se estén extendiendo. Creo firmemente que podemos conseguir cualquier cosa que nos propongamos; solo es cuestión de tiempo.
      Me siento privilegiada de poder contemplar el cambio que ya están produciendo nuestras hijas e hijos. Esas futuras mujeres y hombres que cambiarán el panorama que hasta ahora conocemos. ¡qué gran responsabilidad pero qué bonito camino! Estoy segura de que cambiarán el «Mundo».

      Un abrazo!!

  2. Azu cariño, precioso camino el que has iniciado.
    Seguro que no me equivoco al darte las gracias de parte de las MUCHISIMAS mujeres que no hemos tenido nuestro parto deseado. Gracias por ponernos voz con las palabras adecuadas y por ayudarnos a abrir los ojos ante una situación en la que, como tú bien dices, nosotras somos las víctimas.
    PODEROSA, VALIENTE, LUCHADORA…son algunos de los adjetivos que saldrán de la boquita de Ayla para describir a su mamá.
    Te deseo toda la suerte del mundo en este nuevo proyecto y…a seguir LUCHANDO como tú sabes!!!!!
    Un besote linda!!!

  3. Azu gracias por iniciar este proyecto tan bonito como necesario, gracias por luchar por nuestra dignidad y ponernos voz a tantas mujeres, gracias por estar ahí para todo el que te necesita, prestando siempre tu ayuda con tanto cariño y tanto respeto.
    Te quiero y te admiro mujer fuerte y valiente,
    Ayla seguro se siente y se sentirá muy orgullosa de la madre y el padre que tiene,
    mil besos familia

    1. Mi niña!! Doy gracias a la vida por encontrarnos en el periodo más bonito del mundo: el embarazo. Jamás olvidaré esas clases de yoga con nuestras barrigotas. Ahora somos grandes amigas. Tengo muchísimo que agradecerte. Tú fuíste quien me puso en el camino correcto para empezar a enamorarme de la lactancia y de la crianza respetuosa, que hoy en día se han convertirdo en mi pasión. Te quiero mucho y espero tenerte «a mi vera» mucho tiempo y que sigamos aprendiendo y apoyándonos la una en la otra.
      Gracias por el cariño y dulzura características que te representan. Besotes!!

  4. Eres un ejemplo de mujer fuerte y valiente.
    Precioso proyecto el que comienzas!!
    Mucha suerte!! Que estoy segura que la tendrás… Estas llena de luz!!
    Un abrazo grande a los tres

    1. Jimena, cielo, también te abrazo fuerte. No estamos solas, tenemos a muchas mujeres apoyándonos y sosteniéndonos en esta lucha y misión de vida, como tú muy bien has dicho. Te mando cariño y fuerza para ese tercer 21 de septiembre. Gracias por compartir tu experiencia con nosotras.

  5. isabelfrancos

    Almudena,sin conocerte sé que eres grande y maravillosa.Sandro,a quien aprecio y quiero mucho,no pudo hacer mejor elección contigo. Tus palabras me han emocionado y hecho revivir muchas emociones. Yo tampoco tuve el parto que habia soñado,visualizado y preparado. Pero la sonrisa de Adrián al verme cada día me dice que él está orgulloso de mí y su papá,pese a haber podido hacer las cosas de otro modo, la situación nos superó. Todavía hoy se me hace un nudo en la garganta y las lágrimas afloran al pensar que no pude aentir a mi hijo salir de mis entrañas. Aún así, cada día lucho por fortalecer nuestro vínculo.
    Enhorabuena por este blog y espero conoceros pronto a ti y a tu pequeña.

    1. Gracias Isabel. Es verdad que revivir las experiencias del parto son duras y potentes, pero hay que hacerlo para sanar y para poder llegar al equilibrio otra vez.
      Ayla eligió esa forma de nacer y llegó a este mundo dándome la lección de vida más importante cambiando todo lo que conocía hasta ese momento y haciéndome la mujer que hoy soy. Cada vez que me mira puedo ver lo que dices de sentirse orgullosa de sus papis. Y es que no podía ser de otra forma, puesto que lo hicimos lo mejor que supimos y pudimos en ese momento (esta frase la utilizo casi a diario). Es muuuy duro esa sensación de vacío y de faltarte «algo» al no poder haber parido vaginalmente a nuestros hijos. Han borrado ese momento de la recompensa a tanto esfuerzo y sufrimiento, de cuando ves salir de tí a tu bebé mojado, resbaladizo y calentito. Ese momento inolvidable en el que te enamoras perdidamente y para siempre de tu bebé. Y aún sigo reconciliándome de algún modo con esa falta. Pero aprendí a amar a mi niña poco a poco hasta el punto de dar la vida por ella. Así que yo la parí, por una incisión, pero la parí. Yo la amo con locura, como te pasará a tí también y yo lucho cada día por ser la mejor mami que pueda tener. Así que, no hay nada que podamos reprocharnos por las circunstancias de nuestros partos. Recuerda: no tuvimos la culpa, nosotras no lo hicimos mal.
      Te deseo que poco a poco te reconcilies con tu vivencia, la sanes y puedas revivirla sin ese dolor y regusto amargo que ahora aún tienes. Espero poder conocerte pronto cielo. Y darte un abrazo de madre a madre. Un besazo!

  6. Enhorabuena linda!
    Sabes expresar de maravilla lo que muchas mujeres hemos sentido en carnes propias. Gracias por ponerle palabras con el respeto y amor que merece.
    Mucha suerte con el blog, aunque viendo lo bien que lo haces, creo que no la vas a necesitar.

    1. Gracias Carmen!! Siempre tienes palabras cariñosas para regalar. Me alegra tanto haber podido plasmar las palabras de otras mujeres. Es importante darnos voz.
      Espero seguir compartiendo muchos más post con vosotras. Un besote grande!!

  7. Bravo Azucena! Te felicito por este nuevo proyecto, gracias a mujeres como tú, con ese espíritu y con esa fuerza que arrastra y contagia a los demás, se cambiaran las cosas a mejor claro que SI!

    1. Ains Desi, amore. Mil gracias por tus palabras. Fuerza la de mamis como tú que sacan adelante a dos bebés con amor inmenso. Tienes mi admiración y respeto.
      Entre todas vamos cambiando poco a poco el paradigma. Muchos besos cielo!

  8. Me ha encantado tu relato. Todo el desgarro que llevas dentro lo he notado en cada palabra. Mucho animo a todas las mamis!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba